Entrada destacada

Desordenado y vacío

“Y la tierra estaba desordenada y vacía…” . Génesis 1:2. La Biblia dice que cuando Dios creó los cielos y la tierra, la tierra estaba d...

viernes, 1 de marzo de 2019

El pobre en el lodo

Imagine un lodazal donde una persona carente y necesitada busca comida. El Frente Amplio llegó y sacó al desvalido del fango, lo bañó, le lavó la ropa y para no dejarlo volver al légamo sin nada, le dio un par de guantes y un mameluco para que vuelva a buscar su comida en el lodo, pero en esta ocasión, con más dignidad que antes.
Ahora el pobre sigue buscando su comida en el limo, pero con dignidad, porque ahora no ensucia su ropa ni sus manos.

- Pero todavía falta compañero. Hemos hecho avances, pero falta mucho aun. 

En el siguiente período de gobierno, el Frente Amplio redobló la apuesta. Ahora le instaló un lluvero y un locker al lado del cenagal para que el compañero pobre se pueda bañar luego de toda la jornada de búsqueda de su alimento, y pueda guardar su ropa limpia mientras "trabaja".
Para este "logro" se ha hecho una importante inversión: se ha traído una red de agua corriente hasta el cieno para conectar el lluvero, y a su vez, se ha impulsado la industria de lluveros y lockers, sin contar cuando se incentivó la industria textil con los mamelucos y los guantes.

- Usted no sabe lo que era buscar comida en el barro antes. Se nos ensuciaban las manos, andabamos con la ropa sucia todo el día, y nunca un político se nos acercó para darnos una mano. Hoy, gracias al Frente Amplio, ya no nos ensuciamos las manos y nos vamos limpios a casa.

¿No se da cuenta que sigue buscando su comida en el pantano? No. Es más fácil engañar a una persona que explicarle que ha sido engañada.

Así es como un montón de gente vive en asentamientos, presos de la delincuencia, sin poder siquiera salir de su casa a pasar un par de horas en el parque con sus hijos, porque al regresar la encontrarían vacía. Viven en zonas copadas por la delincuencia, donde una bala perdida puede alcanzarlo cuando esté saliendo de su casa, o puede entrar en su living y dar en la cabeza de quien este viendo el plasma con DirecTV.
Viven en la misma pobreza de antes, en el mismo rancho precario, rodeado de más delincuencia que antes, pero con "más dignidad": Tienen televisión satelital, wifi, smartphones, y hasta un Wii.

Pero algo no huele bien. Algunos pobres se dan cuenta de que tienen todos esos accesorios porque, en realidad, se resignaron a que nunca van a salir de ahí, y por ende, al menos decidieron vivir lo mejor que se pueda en esa realidad. Pero esa realidad se está deteriorando. Seguían siendo pobres, ahora algo más cómodos y confortables, pero ¿de qué sirve eso, si la violencia circundante puede acabar con sus vidas? ¿De qué sirve si son esclavos dentro de ese barrio dominado por malvivientes? ¿De qué sirve si no son libres?

Sí, el tarquín huele mal. Ahora busca su comida con guantes, se cubre con mameluco, se baña y se cambia, pero la mugre huele mal. Siempre olió mal

El pobre se comienza a quejar. El Frente Amplio tiene las elecciones cerca y no le conviene la queja.
- Compañero, sabemos que falta mucho aun (siempre el mismo verso). Pero no olvidemos las conquistas, compañero. No retrocedamos. Que no venga la derecha reaccionaria y conservadora con su intención restauradora y usted vuelva a buscar su comida en el lodo sin guantes, ni mamelucos, ni lluvero ni locker.

En ese momento, el Frente Amplio redobla su apuesta y aumenta el déficit fiscal endeudando cada vez más al país para priorizar el gasto social y comprarle un tapa boca al pobre, porque éste se quejaba del mal olor del cochambre.

El pobre recibe el tapaboca contento, porque cuando le reclamó a SU gobierno por el mal olor, SU gobierno, siempre sensible a las necesidades de los más desvalidos, le respondió.

Así se logra un tercer gobierno del Frente Amplio. El pobre sigue buscando su comida en el muladar, pero ahora lo hace con toda la dignidad con la que el Frente lo ha vestido: guantes, mameluco, lluvero, locker y el último "logro", el tapaboca.

La oposición fracasa en hacerle ver al pobre menesteroso que sigue buscando su alimento en el fangal. Él, con su mente ya cooptada por el relato, le responde que cuando ellos eran gobierno no le arrojaron ni siquiera algo tan sencillo ni barato como un par de guantes; sin embargo el Frente Amplio no ha dejado de darle cosas desde que llegaron al poder.

El carente y desfavorecido, hundido en la ciénaga, cree que su situación ha sido revestida de "dignidad". Ha creído que esos accesorios que el Frente Amplio le dió eran sus "derechos". Y se estremece, como el tembladal sobre el que está apoyado, al oír a la oposición prometer que lo va a sacar del estercolero.

El Frente Amplio redobla la coerción: Ellos vendrán a quitarte los guantes, los mamelucos, el lluvero, el locker y el tapabocas. En tí está el poder para evitarlo, con tu voto.

En realidad, el desdichado no debería tener miedo. Nadie le va a sacar nada de eso (salvo un latero con una porlongada abstinencia). Eso es suyo. Se lo dieron; nadie se lo toca. Nada más alguien algún día querrá tomarse el atrevimiento de hacer que desaparezca el barro, y no será alguien del Frente Amplio. Todo los instrumentos dados, que son suyos, los aprovecharán en un nuevo lugar. Ya no trabajarán en forma supuestamente "digna" hundido en un barrial indigno. Faenarán de forma digna en una tierra digna. Serán sacados del tremedal y puestos en tierra firme.


Algún día lo vas a ver.



jueves, 15 de noviembre de 2018

Carta abierta al Pr. Hugo Armand Pilón

Carta publicada en la sección Ecos de El País (Uruguay) y en el portal de En Perspectiva

El pasado 18 de octubre del corriente año, la Federación de Iglesias Evangélicas del Uruguay (FIEU) emitió un comunicado desmarcándose de los legisladores y dirigentes políticos que se presentan como miembros de cultos evangélicos, lamentándose de que en forma indistinta, se difunden por la prensa y las redes términos tales como “cristianos”, “iglesia”, “evangélicos”, sin especificar nombres ni denominaciones o características y diferencias que dentro del amplio espectro que cada palabra comprende, suelen ser muchas y frecuentemente muy contrastante.

En entrevista con Emiliano Cotelo en En Perspectiva (Radiomundo 1170am), el pasado 7 de noviembre, el Pr. Hugo Armand Pilón, presidente de la mencionada federación, explicó con claridad cuáles son las dos grandes corrientes de pensamiento dentro del protestantismo que surgen a partir del siglo XX cuando un grupo de iglesias afirma que hay ciertas verdades fundamentales que no deberían cuestionarse, mientras que otras creen que pueden realizar un abordaje crítico de todo el texto bíblico sin considerar axioma alguno. A los primeros se les llamó fundamentalistas, y a los segundos ecuménicos.

Aquí cabe aclarar que el término “fundamentalistas” no refiere a fanatismo sino a identificar a este grupo de iglesias como aquellas que tienen ciertos conceptos que consideran fundamentales, indiscutibles, base sobre la cual se funda toda la fe. La FIEU es, precisamente, la representativa de los ecuménicos. Luego, las demás iglesias evangélicas (pentecostales, bautistas, etc.) son fundamentalistas.

El Pr. Armand Pilón es pastor de la Iglesia Evangélica Valdense del Río de la Plata, una de las iglesias más antiguas, incluso anterior a la reforma luterana. Hija de la obra de Pedro Valdo, un francés pionero en la causa de que todos los creyentes tuviesen acceso a las Sagradas Escrituras. Sin la obra de precursora de Valdo, Wyclif, Hus y otros, difícilmente Lutero, Zuinglio, Calvino, o Arminio hubiesen realizado su labor. Es decir, todos los hijos de la protesta le debemos un tributo de agradecimiento a Valdo y, por ende, a quienes continúan su obra hasta hoy.

Dentro de este contexto de reconocimiento a la obra histórica de las iglesias hoy representadas por la FIEU, lo que no parece lógico es que éstas pretendan arrogarse para sí mismas la exclusividad del uso de los términos “evangélico”, “cristiano”, o “iglesia”. Tanto los ecuménicos como los fundamentalistas somos cristianos, evangélicos y nos congregamos en iglesias. No podemos pretender que por discrepancias, de la índole que sea, resulte aceptable exigir a los otros el cese del uso de alguno de estos términos. Mal que le pese a la FIEU, los pentecostales y los bautistas también somos evangélicos.

No solamente no es lógica, ni fraterna, sino que tampoco es recíproca la actitud de la FIEU. Las iglesias de la FIEU han tenido posturas poco menos que escandalosas acerca de temas de actualidad, como ser la agenda de derechos para el colectivo LGTB o la despenalización del aborto, y no se ha visto ninguna iglesia fundamentalista u organización que las aglutine, saliendo a desmarcarse de los ecuménicos o exigiéndoles que no usen tal o cual término.

La Iglesia Evangélica Metodista ha cedido sus altares para que un “coro de hombres gay” cantaran villancicos de navidad. Tal acto sería considerado como de casi profanación por parte de los evangélicos fundamentalistas (y digo casi para dejar abierto un mínimo margen de discusión). Sin embargo, no se ha visto, reitero, ninguna iglesia fundamentalista u organización que las aglutine, exigiéndole a la Iglesia Metodista que deje de llamarse a sí misma “evangélica”.

Es muy respetable, aunque quizás no tan compartible, la postura de las iglesias de la FIEU en cuanto a la participación ciudadana en política y en cuanto a los temas polémicos que se citaron ut supra. Pero eso no les da derecho a los ecuménicos a decirle a los fundamentalistas cómo deben proceder o pensar.

Personalmente, le recomendaría al Pr. Armand Pilón, a las iglesias de la FIEU y a sus miembros que reflexionen profundamente en lo que Pablo le escribe a los tesalonicenses en la primera epístola qué les escribió, cuando dijo: “procuren vivir tranquilos y ocupados en sus propios asuntos” (cap. 4, vs. 11).

El comunicado de la FIEU termina diciendo “no todos los que me dicen: “Señor, Señor”, entrarán en el reino de los cielos, sino solamente los que hacen la voluntad de mi Padre celestial”. ¿Le parece a la FIEU que la voluntad del Padre es que una agrupación de hombres que en sus fueros íntimos practican la sexualidad de una manera que las Sagradas Escrituras indican que es pecaminosa y pervertida, se suban a los altares desde donde se supone que se le rinde culto a Él para cantar villancicos navideños? Pues bien, ahí tienen un asunto bien propio de ustedes en el cuál ocuparse y dejar a los demás evangélicos (que lo son, aunque no les guste) que se ocupen de los suyos.

jueves, 5 de julio de 2018

El mal alumno Suárez

Carta publicada en el Semanario Búsqueda, en la sección Ecos de El País (Uruguay) y en el portal de En Perspectiva

En la conferencia de prensa post partido de Uruguay con Portugal, el periodista Federico Paz le pregunto al maestro Oscar Tabarez: “¿por qué Uruguay marca ese diferencial con el resto de trancar con la cabeza? ¿Es el perfil de jugador que Ud. elige? ¿Es el gen ganador o cómo concibe el futbol el jugador uruguayo? ¿Es lo que Ud. transmite? ¿Es lo que se contagia en un plantel que viene trabajando hace tiempo? ¿Ud. qué explicación le encuentra a eso que emociona a todos?”.

La pregunta del periodista tenía un presupuesto muy claro: el axioma de que la entrega o la garra es patrimonio exclusivo de los uruguayos.  

El maestro Tabarez, en otra lectio magistralis de las que nos tiene acostumbrados, le responde: “Yo me permito decir que tenemos que tener cuidado con considerarnos únicos en algunas cosas. Me parece que es una posición poco humilde. Todos los equipos tienen jugadores que se brindan …”. Luego de desarrollar un poco más la idea, concluyó con la frase que resaltó más en el fin de semana: “cuando se tiene la suerte de ganar, hay que ganar sin estridencias; y cuando nos toque perder, perder con dignidad, con humildad”. El mensaje del maestro Tabarez resultó diáfano. Huelga la necesidad de comentarlo o explicarlo.

Sin embargo, el pasado martes 3 de julio, apenas pasadas algo más de 48 horas después de la conferencia de prensa, se le realizan varias preguntas a Luis Suárez y resalto la que hacía referencia al delantero del seleccionado francés, Antoine Griezmann, y su sentimiento de simpatía y cercacnía con el Uruguay, producto de sus amistades con Carlos Bueno, Diego Ifrán, Gonzalo Castro, Cristian Rodriguez, Diego Godín y José María Gímenez (sumado a su cercanía con Martín Lasarte y Pablo Balbi cuando lo dirigieron y con su actual preparador físico en el Atlético de Madrid, Oscar Ortega).

Suárez respondió: “por más que diga que es medio uruguayo, es francés y no sabe en realidad lo que es el sentimiento de un uruguayo. Él no sabe la entrega y el esfuerzo que hacemos los uruguayos desde chicos para poder triunfar en el futbol, con tan pocas personas que somos. Y eso lo sentimos nosotros. Tendrá sus costumbres, su forma de hablar y todo eso de uruguayo, pero el sentimiento nosotros lo sentimos de otra manera”.

Suárez se ubica, con estas declaraciones, en las antípodas del pensamiento del maestro Tabarez y lo ubica en una posición penosa a juicio de quien suscribe. Cuando deberíamos estar orgullosos como uruguayos de que un extranjero abrace nuestros valores y costumbres como propios solo por el simple hecho de haber tenido algunas amistades uruguayas (lo cual habla muy bien de esos amigos y de los uruguayos en general), Luis Suárez le sale al cruce con expresiones despectivas (“por más que diga que es medio uruguayo, es francés” como si fuese malo serlo) que denotan un rasgo de su personalidad que evidencia una actitud típica del resentido que se victimiza por las dificultades de su pasado y que por más que haya llegado lejos y triunfado en la vida profesional y familiar, acumulando enormes sumas de dinero y fama, siempre tiene algo que envidiar o reprochar en el otro.

Pero por otro lado, parece que Suárez no se enteró que Francia tuvo que levantarse del polvo al ser devastada por dos guerras mundiales que la dejaron como un muladar. Si bien Griezmann no es hijo directo e esa generación, ningún uruguayo lleva en sus genes la información que se transmite de generación a generación conteniendo la noción intrínseca de la supervivencia y la superación, que en el caso de los galos, proviene de una época difícil para ellos pero muy dulce para nosotros, ya que mientras Europa se consumía en el horror bélico, Uruguay florecía como una nación próspera e igualitaria, dónde se ganaban torneos Sudamericanos y Copas Mundiales más seguido que ahora. Hasta estoy empezando a creer que por eso ganábamos tanto: porque nuestros rivales estaban diezmados.

Afortunadamente, estoy convencido de que a la mayoría de los uruguayos nos representan ampliamente más las palabras que día a día con tanta generosidad nos regala el maestro Tabarez, que las puerilidades de Suárez.

martes, 19 de junio de 2018

Hablando de Islandia

Si hay un sitio de referencia en inglés acerca de temas de salud es el sitio de la prestigiosa compañía Health Line, Inc.: https://www.healthline.com/

El virus de la curiosidad acerca de Islandia (inoculado por el Mundial de Rusia) me hizo dar con un artículo de esa publicación llamado: “El debate acerca de la interrupción de embarazos con síndrome de Down”. En el epígrafe del artículo dice: “Debido a los abortos, solamente uno o dos bebes con síndrome de Down nacen cada año en Islandia, despertando el debate acerca del control parental de las anormalidades genéticas”.

Debo confesar que el sólo título me produjo un dolor inmenso. El epígrafe me terminó de liquidar. De ambos se desprende que en Islandia las madres se hacen un test para saber si el niño viene con síndrome de Down, y en caso afirmativo, interrumpen el embarazo. Es decir, lisa y llanamente, desprecian a la criatura que viene en camino porque es “enfermita”. Y no tiene nada que ver con el argumento típico del “mi cuerpo, mi decisión”, no tiene que ver con aspectos personales de la mujer embarazada, ni con su situación socioeconómica (en Islandia no hay pobres) ni con sus aspiraciones personales/profesionales.
El aborto, en estos casos, deja de ser una razón personal de la madre que quiere decidir sobre su cuerpo.
Es un problema con la criatura.
La criatura es la que no viene como yo quiero, por lo tanto, no la quiero. Se visualizan las dificultades futuras de la crianza de la criatura con el síndrome y se decide escapar de las mismas, eludirlas. No complicarse la vida.

La repugnancia del hecho me desafió a no seguir leyendo el artículo, pero tuve que reponerme para hacerlo y descubrir cosas peores.

La nota comienza diciendo que en Estados Unidos son 6.000 los bebes que nacen con síndrome de Down, pero casi ninguno en Islandia. La población en EEUU son 324 millones, por lo que el porcentaje de nacidos con el síndrome es 0,00185%. En Islandia, si nacen a lo sumo dos por año, el porcentaje es 0,00059% (la población es 338.000 habitantes). “Esto hace que casi el 100% de las mujeres en Islandia que obtienen un resultado positivo del test de síndrome deciden terminar su embarazo”, dice la nota.
Estos porcentajes son de 98% si hablamos de Dinamarca, 77% en Francia, y 67% en Estados Unidos. En Islandia, donde el gobierno exige que todas las madres sepan que existen test para saber si el feto tiene una anormalidad, el plazo para terminar el embarazo se extiende hasta 16 semanas en caso de deformidad en el feto. Por tales razones, el 85% de las embarazadas eligen hacerse esos tests y casi el 100% de los casos positivos por síndrome de Down, espina bífida u otras anomalías, terminan en aborto.

Los exámenes prenatales, combinados con la libertad para abortar, en lugar de servir para preparar a los padres para la crianza de los niños, son usados en estos países para sacarse un problema de encima. Ese es el enfoque filosófico de los padres modernos acerca de la concepción. ¿Es esto el fruto del progresismo o la libertad absoluta e irrestricta de elegir? ¿Acaso no existe ningún enfoque ético que nos proponga la conveniencia de determinadas limitaciones?

Eric Scheidler, director ejecutivo de la Liga de Accion Pro Vida, dice: “habiendo conocido a varias personas con síndrome de Down en mi vida, estoy horrorizado con la idea de que Islandia, y la sociedad occidental en general, está rechazando a estos niños”.

La presidente de la Sociedad Nacional para personas con Síndrome de Down de los Estados Unidos, Sara Hart Weir, asegura que los padres no están siendo apropiadamente informados por profesionales de la salud acerca de como puede ser la vida con un niño con síndrome de Down, por lo tanto “no pueden aprobar las acciones de un país tendientes a erradicar a las personas con síndrome de Down”, las cuales, dice, “necesitan ser aceptadas como parte de la sociedad”.

“En los Estados Unidos, las personas con síndrome de Down continúan excediendo nuestras expectativas: viven independientemente, van a estudiar, trabajan en tareas competitivas, se casan, viven a su máximo potencial, y llevan adelante vidas plenas”.

Recuerdo haber visto un documental en internet dónde una joven con síndrome de Down decía: “Sólo ven el síndrome, no me ven a mi”.

Siempre sostuve que la discusión no era entre “aborto sí” o “aborto no”, sino que la cuestión debe ser más profunda. El aborto es una decisión que viene siempre como consecuencias de otras decisiones anteriores. Esas otras decisiones tienen detrás razones que son las que nunca llegamos abordar. Pero adicionalmente a esto, también ha quedado pendiente el debate ético acerca del abordaje que tenemos de la paternidad.

¿Cómo debemos aproximarnos a eso que viene ahí, sea un cigoto, sea un embrión, sea un feto?
¿Realmente podemos ignorar ese ser a la hora de tomar decisiones?
¿Acaso lo que allí viene no es una parte de mí?
¿Es aceptable que lo considere una molestia que quisiera evitarme?
¿Es aceptable rechazar a un bebé porque viene con una anormalidad genética como algo que cabe dentro de la libertad de la mujer de elegir?
¿La desesperación del ser humano para evitar el dolor puede llevarnos a traspasar tantos límites?
¿Acaso el amor no lleva intrínsecamente una dosis inevitable de dolor?
Si procuro por todos los medios alejar el dolor por completo de mi vida, ¿no me llevaría eso a una vida vacía de amor? ¿Y por ende, sencillamente, vacía?


En medio de esta realidad tan devastadora, llené mi ánimo con una dosis de esperanza que encontré en Instagram, y que quiero que conozcas.
Se llama Candelaria.
Según su mamá, ella tiene una tremenda sonrisa, un carácter fuerte, un hermano mayor y una menor, inigualable ternura.... y síndrome de Down. Su perfil de Instagram es “cande_down_side_up” y su web: http://candedownsideup.com/.

Su mamá se llama Alfonsina Almandoz, se define a si misma como “apasionada por esto de la maternidad y una ignorante declarada de las maravillas que las personas con síndrome de Down pueden lograr y aportarnos”. Ella extrae tesoros de la vida de su hija y nos enseña a todos que la vida con síndrome de Down es una “vida UP”.

El poeta germano-español Marcos Vidal Roloff describe a las personas con síndrome de Down de una manera excepcional en su canción “Ángeles de Mazapán”:

“Hasta que vi en sus ojos el fulgor,
el sello de un ser superior
el brillo plateado
de tu rostro disfrazado
Pequeños ángeles de mazapán
más inquietantes que un volcán
capaces de romper el corazón mas duro
llenan el valle con burbujas de aire puro
Son emisarios de la paz
dejan tu huella por donde van
nunca sabran cuanto cariño
son capaces de generar”



El día en que naciste, nadie se preocupó por ti. No te cortaron el cordón umbilical ni te lavaron ni te frotaron con sal ni te envolvieron en pañales. Nadie puso el más mínimo interés en ti; nadie tuvo compasión de ti ni te cuidó. El día de tu nacimiento, no fuiste deseada; te arrojaron en el campo y te abandonaron para que murieras. Sin embargo, llegué yo y te vi ahí, pataleando indefensa en tu propia sangre. Mientras estabas allí tirada dije: ‘¡Vive!’; y te ayudé a florecer como una planta del campo. Creciste y te convertiste en una joya preciosa

Ezequiel 16:4-7

sábado, 31 de marzo de 2018

Jesús oró por mi

Por Giovanna Mori 

Esta es una semana especial para los cristianos: recordamos el Inmenso Amor de nuestro Jesús al morir en esa Cruz y resucitar al tercer día, dándonos así la Salvación. 

Mucho he visto y escuchado en esta semana sobre este acto de amor y concuerdo con todo; cada imagen, mensaje, y reflexión. Pero hoy estuve meditando en otro acto de inmenso amor que tuvo Jesús y que quizás pasa desapercibido frente a su muerte en la Cruz. 

Es un acto de amor incondicional hacia el ser humano; hacia aquellos que estuvieron con Él en ese momento pero también a todos nosotros, los que HOY creemos en El. Y ese acto lo realizó tan solo unas horas antes de ser crucificado, un poco antes de ser arrestado y traicionado por uno de sus mejores amigos; unas horas antes de ser negado por otro gran amigo, un poco antes de ser ultrajado, vituperado, y menospreciado como a nadie en este mundo. 

La Biblia lo relata en Juan 17: “Jesús ora por sus discípulos”. 

Hoy medité en esa oración. Analicé cada una de sus palabras, y permítanme decirles que quebró mi corazón, atravesó mi alma, me hizo llorar y amarlo aún más de lo que hasta hoy lo amé. 
Jesús estaba a punto de entregar su vida por cada uno de nosotros, de ser tratado de la peor manera posible en este mundo. Sabia lo que iba a ocurrir y en vez de tomarse un tiempo para pedir por el mismo delante del Padre, en vez de pedir que la muerte sea menos dolorosa, que los latigazos no duelan tanto, que la corona no sea de espinas, que la humillación no fuera tan grande, que el dolor en su cuerpo fuera menguado al menos por un poco de amor que pudiera ver en algunas miradas… en vez de pedir que todo eso valiera la pena, que no haya sido en vano haberse despojado de si mismo, haber dejado Su Gloria, haber nacido como hombre y morir como un ladrón, en vez de suplicar por un poco de misericordia, en vez de pedirle al Padre “haz que en ese momento tu GLORIA se manifieste y TODOS vean quien soy yo y así TODOS creerán”… 

En vez de pedir por el mismo… pidió por ti y por mi

Se acercó a Su Padre para hacer la oración más ferviente y sincera delante de Dios. En ese momento de mayor dolor, fue cuando más humano se sintió y por eso mismo INTERCEDIÓ por nosotros como humano. 

YO ruego por ellos – dijo. No por este mundo sino por cada uno de esos q me diste…” “Cuando estaba en el mundo yo los cuidaba, pero ahora voy a ti. Yo les he dado tu palabra y el mundo los aborreció. No ruego q los quites del mundo pero si que los protejas del mal” 

Jesús sabia lo que era ser humano, lo que significaba ser maltratado, humillado y burlado por llevar Su evangelio. Sabia perfectamente los peligros que el ser humano atravesaba por creer en Él. Entendía muy bien la duda, el dolor, y la carga que podía significar cada día tomar Su Cruz y seguirle; que no era fácil dejar las cargas a sus pies y tomar las suyas… que no era tan sencillo simplemente creer en lo que NO SE VE, en lo que NO SE CONOCE. 

Mas adelante dice : “El mundo no te ha conocido, pero yo si te conocí y estos han CREIDO que tu me enviaste”. 
Ahí mismo Jesús estaba diciéndole al Padre: “YO sé de dónde vengo y a donde voy. Yo te conocí, vi tu rostro, y sé que por muy doloroso que sea todo esto, en tres días estaré contigo sentado a tu diestra, vestido de gloria y resplandor. 
Pero ELLOS no te han visto, no han visto tu trono, no han visto tu corona, ni tu Resplandor. Ellos simplemente me HAN CREÍDO y por esa FE han dejado familia, riquezas, trabajos, han dormido en plazas, desiertos con la cabeza apoyada en piedras, y cubriéndose solo con un manto. 
Han comido de lo que yo suplía para ellos, hicieron locuras tan solo porque YO les pedía hacerlo, me siguieron a donde quiera que fuera, aun por lugares donde fueron maltratados, humillados y puestos en peligro por estar conmigo. 
Ellos no habían visto tu rostro como un Moisés, ni habían visto tu gloria como un Elías, no habían escuchado tu voz guiándolos como un Josué y no habían experimentado tu Presencia como Daniel, y sus tres amigos en aquel horno. Encima los referentes de la Ley no me aceptaron y son los que me arrestan. Ellos SIMPLEMENTE creyeron en mi.y por esa FE es que vieron milagros ocurrir, señales seguirlos. 
Pero ahora yo me voy. Mientras estuve aquí los cuidé, no les faltó nada. Yo iba delante, daba mi mejilla, salía en defensa pero ahora quedan solos en este mundo, solos con su FE; y si bien tu y yo sabemos que vendrá sobre ellos el Espíritu Santo, ellos NO SABEN que eso ocurrirá, no saben lo que viene por delante, no sabrán cómo seguir sin mi, no sabrán como enfrentar cada vituperio, cada traición, cada latigazo, cada escarnio que tendrán que soportar por MI CAUSA, por CREER en nosotros, ¡Padre! 
Y no solo ellos, sino TODO aquel que crea en mi por la palabra de ellos… Pasarán más de 2000 años antes que YO vuelva por ellos. Habrán días en que será muy difícil levantarse y seguir. Habrán días que no entenderán por qué las enfermedades, por qué la escasez, por qué las puertas se cierran, por qué el cielo parece estar cerrado. Habrán días, Padre, que ellos simplemente no sabrán que hacer, por donde ir, ni que decir, pero CREERÁN, solo creerán. Esperaran en nosotros, esperanza contra esperanza. Aun frente a gente q nos seguirán negando y por eso irán contra ellos, los humillaran, los traicionarán, los tratarán de cobardes, ilusos, mentirosos, querrán meterlos presos, desprestigiarlos e incluso matarlos… o simplemente ignorarlos, despreciarlos y dejarlos de lado. Habrán muchos más que también dejaran familias, recursos, trabajos, comodidades, tan solo por seguir nuestra Palabra, aun sin haberte visto a ti, ni haber vivido conmigo; pero por haber creído dejaran todo por ti y por mi. 
Porque YO sé lo que es vivir como humano, porque sé todo esto, mi Padre: ¡te ruego por ellos! 
Cuando yo no esté aquí, cuídalos, protégelos… no los abandones. Es más, hazlos UNO contigo, porque SOLO unidos a ti podrán vencer! 
Te pido que hagas con ellos como hiciste conmigo. Yo comparto mi Gloria, mi poder y mi unción con ellos, pero sobre todo te pido que los hagas UNO con nosotros, así juntos venceremos y entonces estarán a SALVO”. 

Hoy, viernes de Semana Santa, claro que recuerdo el Amor Inmenso de Jesús en la Cruz del Calvario y de cómo esa muerte me dio a mí la Vida eterna. Pero HOY, también recuerdo y agradezco inmensamente el AMOR incondicional de mi Jesús que aun antes de morir estaba pidiendo por MI, por ti, por cada uno de nosotros.


martes, 30 de enero de 2018

Dios excede tus expectativas (J. Osteen)

Transcripción y traducción de algunos tramos del sermón “The God Who Exceeds Expectations” del Pr. Joel Osteen. 

Todos tenemos cosas en las que creemos: sueños que queremos que se hagan realidad, problemas que queremos resolver; y estaríamos felices si las cosas ocurrieran a nuestra manera. Pero la mayoría de las veces, lo que nosotros tenemos en mente no es lo mejor que Dios tiene para nosotros.

  • Nosotros pensamos en lo ordinario, Dios piensa en lo extraordinario.
  • Nosotros pensamos: "ojalá tuviera suficiente para llegar a fin de mes", Dios piensa en abundancia.
  • Nosotros pensamos: "ojalá pudiera manejar este vicio", Dios piensa en libertad. 

NOSOTROS PENSAMOS EN LO POSIBLE CUANDO DIOS QUIERE HACER LO IMPOSIBLE 

Él se especializa en exceder nuestras expectativas. Lo que Él tiene reservado para ti es más grande, más gratificante, más satisfactorio que lo que tu te imaginas.

Dios es poderoso para hacer todo mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos.  
Efesios 3:20 

Este será el año en el que Dios excederá tus expectativas. No va a hacer lo que estás pidiendo; lo va a exceder. Abrirá puertas que nunca hubieras imaginado que se abrirían. Te llevará más lejos de lo que imaginas. Mirarás hacia atrás y dirás: nunca soñé que sería tan bendecido, nunca soñé llegar a esta posición, nunca soñé que me casaría con alguien tan genial.

PREPÁRATE. Dios está a punto de exceder tus expectativas. Verás cosas ocurrir que no las veías venir. NO LAS MERECÍAS, NO TRABAJASTE POR ELLAS, ES SOLO LA BONDAD DE DIOS MOSTRÁNDOTE SU FAVOR EN TU VIDA.

Esto es lo que le pasó a un hombre en Hechos capítulo 3.

Curación de un cojo 
Pedro y Juan subían juntos al templo a la hora novena, la de la oración. Y era traído un hombre cojo de nacimiento, a quien ponían cada día a la puerta del templo que se llama la Hermosa, para que pidiese limosna de los que entraban en el templo. Este, cuando vio a Pedro y a Juan que iban a entrar en el templo, les rogaba que le diesen limosna. 
Pedro, con Juan, fijando en él los ojos, le dijo: Míranos. Entonces él les estuvo atento, esperando recibir de ellos algo. Mas Pedro dijo: No tengo plata ni oro, pero lo que tengo te doy; en el nombre de Jesucristo de Nazaret, levántate y anda. Y tomándole por la mano derecha le levantó; y al momento se le afirmaron los pies y tobillos; y saltando, se puso en pie y anduvo; y entró con ellos en el templo, andando, y saltando, y alabando a Dios. 
Y todo el pueblo le vio andar y alabar a Dios. Y le reconocían que era el que se sentaba a pedir limosna a la puerta del templo, la Hermosa; y se llenaron de asombro y espanto por lo que le había sucedido. 
Hechos 3:1-10 (RVR1960) 

Este hombre tenía 40 años de edad y había hecho esto toda su vida. Día tras día, él conocía la rutina, la gente entraría, él mendigaría dinero, le tirarían algunas monedas en su bolsa. Esa era su supervivencia. Este hombre esperaba algunas monedas. Estaba esperando lo ordinario, expectante de recibir lo de siempre, lo mismo que había vivido los últimos 40 años, pero Dios apareció y excedió sus expectativas.

No lo vio venir.

Él creyó que toda su vida sería lo mismo. Ser traído al templo para mendigar limosna. Pero un momento de favor, una expectativa excedida lo llevó a un nuevo nivel, y cambió su vida.
Puedes escuchar al hombre decir: nunca soñé que iría a caminar, nunca soñé con correr, que podría jugar con mis hijos, nunca soñé que dejaría de mendigar el resto de mi vida.
Dios tiene de estas bendiciones de las que nunca soñaste, preparadas para ti. Seguramente no ves cómo podría pasar.
El diagnóstico médico no luce bien. No crees que llegarás más lejos que lo que tu educación te lo permita. Capaz vives en un contexto muy limitado.

LA BUENA NOTICIA ES QUE NADA DE ESO DETIENE A NUESTRO DIOS.

Él controla el universo. Un toque de su favor te catapultará a dónde no podrías ir por tu cuenta. De la misma manera que Pedro le dijo al cojo, te digo a ti: “Levántate y anda. Es tu tiempo de ser libre. Es tu tiempo de romper con lo que te limita. Es tiempo de ir a un nuevo nivel”.
Creo que cada fuerza que te detenía se rompe ahora. Dios está liberando el favor en tu vida, la sanidad, oportunidades, restauración, libertad. Este es un nuevo día, Dios está haciendo algo nuevo, Y SUPERARÁ TUS EXPECTATIVAS.

He aquí que yo hago cosa nueva; pronto saldrá a luz; ¿no la conoceréis? Otra vez abriré camino en el desierto, y ríos en la soledad. 
Isaías 43:19 

Me encanta el hecho de que este hombre cojo, a pesar de que tenía expectativas pequeñas, a pesar de que todo lo que esperaba eran unas pocas monedas, Dios no le dijo: “ah, muy mal, yo tengo algo mejor para ti, pero no tienes suficiente fe. Quería hacerte caminar, pero no estabas con expectativa”.

Dios es tan misericordioso que incluso cuando no tenemos fe, cuando hemos creído que alcanzamos nuestros límites, aun así Dios dice: no importa, voy a mostrar mi favor en tu vida.

La Biblia habla de la fe como un grano de mostaza, y para el que la tiene, nada es imposible. El grano de mostaza es el menor de las semillas. Dios podría haber dicho: si tienes una gran fe, si no dudas, si no te desanimas, pues ahí yo podría hacer cosas grandes. Pero Dios sabía que habrían tiempos que no tendremos la fe que necesitamos para alcanzar nuestro destino. Por eso nos dice: si tuvieras un poco de fe, es todo lo que necesitas, ahí yo apareceré y superaré tus expectativas.

El hecho de que hoy estés aquí, de que estés leyendo esto, me indica que tienes fe como el tamaño de una mostaza. Eso significa que tienes la fe que se necesita para que Dios se aparezca en tu vida. Ya tienes la fe que se necesita para que Dios te catapulte a nuevos niveles. Al igual que este hombre. Puedes pensar que estás estancado, haciendo lo mismo, tienes alguna clase de desventaja, y estás esperando algunas monedas, esperando lo ordinario. En esa posición él estaba y Dios se le aparece y hace lo extraordinario.

Seguro tienes buenas razones para quedarte dónde estás, pero Dios te ama demasiado como para dejar que te pierdas tu destino.

Puede parecer como otro año como los demás. Pudiste creer que nada iba a cambiar, que sería todo lo mismo.

PREPÁRATE: Dios está por aparecer y hacer algo inusual, algo que nunca has visto, algo que superará tus expectativas. Cuando las personas en el templo vieron al cojo caminar y correr agradeciendo a Dios, no lo pudieron creer.

La escritura dice que “se llenaron de asombro y espanto”. Lo que Dios está por hacer en tu vida hará que la gente te vea sorprendida. Piensarán: ¿cómo es que estás tan bendecido? Yo sé de dónde vienes. ¿Como puedes ser feliz si todo lo que te rodea es angustia? ¿Cómo puedes ser libre si todo lo que te rodea es vicio? ¿Cómo puedes estar tan fuerte, tan saludable, tan energético si el diagnóstico médico decía que no te ibas a recuperar? Dios te hará un ejemplo de su bondad.

Cuando Dios exceda tus expectativas, será notorio para todos los demás. Ellos verán su favor en tu vida. Quiero decirte que que todo el crecimiento y el favor en mi vida no es porque tenga grandes ideas o gran fe. Nada de lo que he conseguido lo he hecho por tener una gran fe.

Cuando Dios excede tus expectativas, no las excede un poco, apenas por encima de lo que pensaste, una pequeña bendición, un pequeño crecimiento. Dios excederá abundantemente por encima de lo que imaginas.

Dios es poderoso para hacer todo mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos. 
Efesios 3:20 

Su idea de la abundancia es mayor de lo que podemos pedir o imginar. Así como el hombre cojo, yo esperaba lo ordinario, esperaba obtener resultados de acuerdo a cómo me habían educado. Pero Dios apareció e hizo lo extraordinario. Él excedió mis expectativas de una manera abundante. Lo que Dios tiene para vos es mucho más enorme de lo que piensas.

Creo que más temprano que tarde, vendrán a ti unas de estas expectativas excedidas. ¿Por qué no pones tu fe en marcha? No digas: es imposible, no va a poder ser. En lugar de eso, di: Dios, te agradezco porque superarás mis expectativas. Gracias que tu me llevarás a dónde no podría ir por mi cuenta.

No puedes tener fe si primero no tienes esperanza. Dale a Dios algo con lo que pueda trabajar. Dios ya tiene todo resuelto. Él sabe qué necesitarás, a quién necesitarás, está dirigiendo tus pasos.

También pido en oración que entiendan la increíble grandeza del poder de Dios para nosotros, los que creemos en él. Es el mismo gran poder que levantó a Cristo de los muertos y lo sentó en el lugar de honor, a la derecha de Dios, en los lugares celestiales. 
Efesios 1:19-20 (NTV) 

Entrarás en esos momentos en los que verás a Dios superar todo lo que has imaginado. Tu no hubieras podido hacerlo. Fue la bondad de Dios. Te podrás estar preguntando: cómo voy a alcanzar mis sueños, cómo voy a salir de esa dificultad. Dios tiene a las personas correctas alineadas, Él sabe como ponerte en el lugar correcto, Él hará que cosas ocurran que tu no las veías venir.

Estas palabras que estás leyendo ahora son una prueba. Tienes que sembrarlas en tu mente y repetirlas. Erradica los pensamientos negativos y cree que Dios puede superar tus expectativas.

Eliseo y la sunamita 
Aconteció también que un día pasaba Eliseo por Sunem; y había allí una mujer importante, que le invitaba insistentemente a que comiese; y cuando él pasaba por allí, venía a la casa de ella a comer. Y ella dijo a su marido: He aquí ahora, yo entiendo que éste que siempre pasa por nuestra casa, es varón santo de Dios. Yo te ruego que hagamos un pequeño aposento de paredes, y pongamos allí cama, mesa, silla y candelero, para que cuando él viniere a nosotros, se quede en él. Y aconteció que un día vino él por allí, y se quedó en aquel aposento, y allí durmió. 
Entonces dijo a Giezi su criado: Llama a esta sunamita. Y cuando la llamó, vino ella delante de él. Dijo él entonces a Giezi: Dile: He aquí tú has estado solícita por nosotros con todo este esmero; ¿qué quieres que haga por ti? ¿Necesitas que hable por ti al rey, o al general del ejército? Y ella respondió: Yo habito en medio de mi pueblo. 
Y él dijo: ¿Qué, pues, haremos por ella? Y Giezi respondió: He aquí que ella no tiene hijo, y su marido es viejo. Dijo entonces: Llámala. Y él la llamó, y ella se paró a la puerta. Y él le dijo: El año que viene, por este tiempo, abrazarás un hijo. Y ella dijo: No, señor mío, varón de Dios, no hagas burla de tu sierva. Mas la mujer concibió, y dio a luz un hijo el año siguiente, en el tiempo que Eliseo le había dicho. 
2º Reyes 4:8-17 

Dentro en lo profundo, esta mujer querría creer las palabras del profeta, pero su mente le dio todas las razones por las cuales no creer (que su esposo era viejo, etc.). Sin dudas que ser madre era un sueño que esta mujer tenía muy dentro en su corazón, pero ya no tenía fe.
La buena noticia es que hay ciertas cosas que, incluso si no crees, Dios aun así las hará. Es tan misericordioso que eliminará la duda y hará cosas que nunca soñaste. Cosas que te traerán más esperanza, más satisfacción de la que hubieras imaginado.

Tal como Eliseo dijo: un año más tarde ella estaba cargando un saludable bebe varón. Dios excedió sus expectativas aunque ella no creyó. Ese es el Dios al que servimos. Hay promesas que Dios te ha hablado, sueños que puso en tu corazón, que parecen imposibles, ha pasado tanto tiempo, ya no lo esperas más. Dios te dice a ti, así como le dijo a ella: aun así voy a hacer que pase.

Solo por el hecho de que tu te hayas rendido, no significa que Dios se haya rendido. Estoy convencido, que como ocurrió con ella, algunas de estas cosas las verás cumplirse en el correr de este año.

Puede que no veas un camino, pero Dios tiene un camino. Si esta dama no creyó y la promesa igual se cumplió, imagínate lo que Dios hará cuando tu creas.

Pon tu fe en marcha. Puedes decirme: he estado haciendo eso por mucho tiempo, por más de un año, nada ha cambiado, no veo nada pasar. Estás en el lugar en el que estaba esta joven de la que nos habla el primer libro de Samuel, capítulo 1.

Nacimiento de Samuel 
Hubo un varón que se llamaba Elcana y tenía él dos mujeres; el nombre de una era Ana, y el de la otra, Penina. Y Penina tenía hijos, mas Ana no los tenía. Y todos los años aquel varón subía de su ciudad para adorar y para ofrecer sacrificios a Jehová de los ejércitos en Silo. 
Y cuando llegaba el día en que Elcana ofrecía sacrificio, daba a Penina su mujer, a todos sus hijos y a todas sus hijas, a cada uno su parte. Pero a Ana daba una parte escogida; porque amaba a Ana, aunque Jehová no le había concedido tener hijos. Y su rival la irritaba, enojándola y entristeciéndola, porque Jehová no le había concedido tener hijos. 
Así hacía cada año; cuando subía a la casa de Jehová, la irritaba así; por lo cual Ana lloraba, y no comía. Y Elcana su marido le dijo: Ana, ¿por qué lloras? ¿por qué no comes? ¿y por qué está afligido tu corazón? ¿No te soy yo mejor que diez hijos? 
Y se levantó Ana y con amargura de alma oró a Jehová, y lloró abundantemente. E hizo voto, diciendo: Jehová de los ejércitos, si te dignares mirar a la aflicción de tu sierva, y te acordares de mí, y no te olvidares de tu sierva, sino que dieres a tu sierva un hijo varón, yo lo dedicaré a Jehová todos los días de su vida, y no pasará navaja sobre su cabeza. 
Mientras ella oraba largamente delante de Jehová, Elí estaba observando la boca de ella. Pero Ana hablaba en su corazón, y solamente se movían sus labios, y su voz no se oía; Elí respondió y dijo: Ve en paz, y el Dios de Israel te otorgue la petición que le has hecho. Y levantándose de mañana, adoraron delante de Jehová, y volvieron y fueron a su casa en Ramá. 
Y Elcana se llegó a Ana su mujer, y Jehová se acordó de ella. Aconteció que al cumplirse el tiempo, después de haber concebido Ana, dio a luz un hijo, y le puso por nombre Samuel, diciendo: Por cuanto lo pedí a Jehová. 
Después que lo hubo destetado, lo llevó consigo, y lo trajo a la casa de Jehová en Silo; y el niño era pequeño. Y ella dijo: ¡Oh, señor mío! Vive tu alma, señor mío, yo soy aquella mujer que estuvo aquí junto a ti orando a Jehová. Por este niño oraba, y Jehová me dio lo que le pedí. Yo, pues, lo dedico también a Jehová; todos los días que viva, será de Jehová. 
1º Samuel 1 

Ana estaba finalmente contenta. Tenía el hijo por el que tanto luchó. Este podría haber sido el final de la historia. Una respuesta más de Dios, una promesa más cumplida. Estamos a mano. Pero Dios ama exceder nuestras expectativas.

Y visitó Jehová a Ana, y ella concibió, y dio a luz tres hijos y dos hijas. Y el joven Samuel crecía delante de Jehová. 
 1º Samuel 2:21 

Ella pidió por un hijo, pero miren qué bueno que es Dios. Él le dijo a Ana: mirá, tu podrás estas satisfecha con ese único hijo, pero yo no estoy satisfecho. Voy a hacer más de lo que pides.

Yo creo que una razón por la que Dios fue tan bueno con Ana es por todo el dolor que tuvo que soportar. No tener nada mientras la otra esposa tenía hijo tras hijo. Soportar la burla y la ridiculización. Dios ve todo el dolor del corazón, todas las lágrimas, las situaciones injustas, las personas que te hicieron daño. Aquello en lo que has creído puede que aun no haya ocurrido, puede venir tomando un tiempo largo, pero así como con Ana, Dios es un Dios fiel.

No solo aun lo hará posible, eso ya sería suficientemente bueno. Ya estarías satisfecho. Pero Dios hará más de lo que pidas. Esto significa que una vez que tengas a tu bebe (por decirlo de alguna manera), una vez que veas la promesa cumplida, Dios aun no ha terminado de ser bueno contigo, te visitará nuevamente, se presentará en alguna otra manera.

Pediste un bebé, Dios tiene cinco más esperando por ti. Te pagará de regreso todo lo que has pasado. Dile: Dios, gracias porque me visitarás de nuevo. Gracias que harás más de lo que te pido. Gracias porque excederás mis expectativas.

lunes, 8 de enero de 2018

Temor de Jehová.

Sermón predicado el 03 de enero de 2017 en la iglesia Tiempo de la Gloria de Dios.

Video: click aquí.

1.- Experiencias 
1.1- Desarrollo histórico 
1.1.1- El avivamiento de Azusa Street

No siempre hubo hambre de sentir la presencia de Dios en la historia del cristianismo. La idea de “sentir” a Dios no siempre formó parte de la liturgia cristiana, sino que recobró impulso desde hace aproximadamente unos 100 años para acá con el nacimiento del pentecostalismo que data del avivamiento en Los Angeles (del cual recordarán que de cuyos descendientes recibimos una visita el año pasado).
A partir de ahí se comienza a hacer hincapié en tener experiencias sensoriales, de ser capaces de conectar nuestro ser espiritual con el mundo espiritual y vivir experiencias, sentir emociones fuertes que impacten nuestras vidas. Hace 100 años, el avivamiento en Azusa Street trajo nuevamente un mover del Espíritu Santo como en los días de la Iglesia Primitiva. La gente volvía a hablar en otras lenguas en forma espontánea, ferviente y frecuente. El fuego estaba encendido nuevamente y la gente se sumaba a la iglesia porque las experiencias emocionales eran ineludibles. Este movimiento se extendió con asombrosa rapidez a todo el mundo, marcando una nueva era en la iglesia evangélica mundial.

1.2- ¿Se puede sentir a Dios?
No es un concepto equivocado en lo absoluto. Está bien que el cristiano procure sentir a Dios, sentir algo especial, distinto, que le evidencie la existencia de Dios. Seguramente, sentir a Dios todo el tiempo debe ser una bendición. De hecho, la Biblia nos dice lo siguiente:

Dios, Dios mío eres tú; De madrugada te buscaré; Mi alma tiene sed de ti, mi carne te anhela, (…). 
Salmo 63:1 

David decía “mi carne te anhela”, con lo que nos enseña que nuestra carne, es decir, nuestro cuerpo, puede sentir a Dios, y que una vez que hemos sentido a Dios, queremos sentirlo siempre.
Lo extrañamos.
Sin dudas debe ser una experiencia maravillosa.
Inolvidable.
“Mi alma tiene sed” de Dios significa que nuestras emociones necesitan de Dios para vivir. Esto es muy especial en este punto de la Biblia, porque no siempre se recoge que en la historia haya habido hambre de la presencia de Dios como la que sintió David. Antes de David, la vida virtuosa, la experiencia religiosa no era rutinaria, ni ritualística ni siquiera de fe. Se percibía como el dominio del arte de vivir en conformidad con las expectativas divinas.
En esta definición, los términos «dominio» y «arte» significan que la sabiduría es un proceso de satisfacción y no un logro en sí.
Son contados los personajes bíblicos que se registra que tuvieron experiencias con Dios, y todos ellos eran personalidades de relevancia. Si no era Moisés, era un juez y si no era un juez, era un profeta. 
David es la primera persona de la que se conoce que, dedicado a su cotidianeidad (cuidar las ovejas de su padre) buscaba la presencia de Dios. 

1.3- Reaccionando a su presencia 

Si un día tuviera la oportunidad de tener una entrevista personal, digamos, con el Presidente de los Estados Unidos, estoy seguro que cuando me toque ingresar al Salón Oval mis manos van a temblar, comenzaré a sudar, me pondría muy nervioso y seguramente me olvidaría de la mitad de las cosas que tendría pensado decirle. Que digo al ingresar al Salón Oval. En la puerta de la Casa Blanca ya me comenzaría a temblar todo. 
Eso es algo de lo más natural. Si alguna vez nos toca enfrentarnos a personas que están en eminencia, en autoridad, si no estamos acostumbrados a eso, nuestro cuerpo reaccionaría de maneras que no podríamos controlar. 
Nos ocurre cuando nos enfrentamos a una entrevista de trabajo o cuando le confesamos nuestro amor a la persona de la que estamos enamorados. 
Ponernos nerviosos, que se nos eleve el ritmo cardíaco, sudar… serán todas reacciones del cuerpo que no vamos a poder evitar. Podremos llegar a calmarlas con un poco de respiración profunda, pero su aparición sería inevitable. 
Entonces, si mi cuerpo reaccionaría así ante la sola presencia de un ser humano que reviste relevancia, ¿cuánto más mi cuerpo reaccionaría si estuviera en la presencia misma del Creador del Universo? No lo resistiríamos. Por eso hay personas que al recibir el toque de Dios lloran, tiemblan, se caen al suelo, dan vueltas carnero, se contorsionan y vaya a saber qué más. Nuestro cuerpo no logra controlarse ante la presencia del Gran Rey. 

Hace un tiempo un amigo me compartió una experiencia que tuvo. El Señor lo guio a dirigirse a una costa. El camino era un lecho de piedras y en el final del mismo el mar golpeaba con ímpetu en las rocas. Sintió miedo al ver tan de cerca la furia del mar. Y enseguida reflexionó: si siento este miedo por estar parado acá, qué sentiría si estuviera en la presencia del mismo Dios. 

1.4- Mi experiencia personal 

De hecho, cuando recién conocí a Cristo, las primeras reuniones en la iglesia eran muy emotivas para mí. Me quebraba con facilidad. Llegué a perder el equilibrio en alguna ocasión y caer de espaldas. Mi anhelo por servir a este Dios que conocí toda la vida, pero que a partir de ese momento se me estaba revelando de una manera especial, era muy fuerte. Pero recuerdo que eso fue en los primeros meses; luego ese fuego se fue apagando. Yo oraba al Señor y le pedía insistentemente que me permitiera sentirlo. Llegué a dudar si acaso Dios no me había dejado, porque no lo había vuelto a sentir. Nunca más me había caído en su presencia o había llorado. Llegué a pensar literalmente que Dios no estaba conmigo, posiblemente por mi pecado, mis malos hábitos aun no resueltos, vaya a saber… 

Pero el hecho es que cuando recién me convertí lo sentía, luego no. 

Lo peor que le puede pasar a uno es estar rodeado de gente que sí lo siente como quien siente el aire o una brisa. Todo lo sienten y uno no. 

1.5- Sentir su presencia, ¿lo es todo? 

Escuché una canción hace un tiempo que decía así: 

cuando siento tu presencia / siento que el cielo viene a la tierra 
todo es perfecto cuando te siento / viene a mi alma un nuevo aliento 

Si yo me guiara por la letra de esta canción, hace tiempo que tendría que haber desfallecido, porque yo estuve años sin sentir nada, al punto de creer que Dios no estaba conmigo. El problema no es hacer hincapié con la presencia, sino con sentir la presencia. 

El ser humano depende mucho de lo que percibe por sus sentidos. Si no vemos, o no sentimos, se nos complica. Está bien que digamos “nada importa más que tu presencia”. No está bien que digamos “nada importa más que sentir tu presencia”

Todavía recuerdo aquella pregunta que nos hizo un pastor norteamericano en un campamento, en el año 2006. El campamento había estado glorioso, la presencia del Señor había sido tremenda (como suele ser en los eventos multitudinarios) y en la última prédica de ese campamento, cuando ya teníamos los bolsos armados para volvernos a nuestras ciudades, conquistar el mundo y comernos los nenes crudos, este pastor salió con una pregunta: “what are you gonna do when the music fades?” (¿qué vas a hacer cuando la música se apague?). Cuando vuelvas a tu ciudad, a tu iglesia, a tu dormitorio y ya no sientas las cosas maravillosas que has sentido en estos tres días, ¿qué vas a hacer? ¿Qué vas a hacer cuando la música se apague? Ese día aprendí algo que me cambió la vida: que no era necesario sentirlo. 

2.- Conocimiento 
2.1.- La base de la fe 

La Biblia nos enseña las siguientes cosas: 

Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios. 
Romanos 10:17 

La fe se fundamenta en oír la Palabra de Dios, no por sentir cosas. No por tener experiencias sobrenaturales o extrasensoriales. Es la proclamación, la enseñanza de la palabra, su aprendizaje y su puesta en práctica la que alimenta nuestra fe. 

Una fe basada en el conocimiento es una fe firme. Una fe basada en experiencias o en emociones es una fe débil, porque el día que dejes de sentir, ¿qué va a pasar? 
¿Qué va a pasar el día que vengas a la iglesia y ya no sientas las sensaciones que sentías antes? ¿Vas a dejar de venir? 
¿Qué va a pasar el día que entres a tu cuarto y no sientas las paredes temblar? ¿Vas a dejar de orar? 
¿Qué vas a hacer el día que el sermón del pastor ya no te emocione? ¿Vas a dejar de aprender? 

Es lindo sentir. Sí. Pero la base de nuestra fe tiene que ser el conocimiento, no los sentimientos. 

2.2.- Fe ES CONVICCIÓN, NO EMOCIONES. 

Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve. 
Hebreos 11:1. 

La fe es certeza y convicción, y estas dos cosas son procesos intelectuales, no emocionales. 
Uno no está seguro y convencido de que ama a otra persona porque siente cosquillitas en el estómago. Eso no es así. Eso no es el amor; son las mismas cosquillitas que sentís cuando vas a dar un examen a la facultad, y hasta dónde yo sé, no conozco ninguna persona enamorada de dar exámenes. 
La fe es certeza y convicción que se alimentan por oir la Palabra de Dios. 
Y hay más. 

Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan. 
Hebreos 11:6 

Es necesario que el que se acerca a Dios crea que Dios existe, no que sienta que Dios existe. Que crea que Dios existe, que esté convencido de eso. Convencido de lo que no se ve, es decir, de Dios, que no lo vemos, pero que Él nos ve… 

2.2.1- Casos concretos. 

Así que para ir entrenándonos en esto de fortalecer nuestra fe por el oir, no por el sentir, les voy a compartir algunas cosas de las Escrituras. 

Otra vez os digo, que si dos de vosotros se pusieren de acuerdo en la tierra acerca de cualquiera cosa que pidieren, les será hecho por mi Padre que está en los cielos. 
Mateo 18:19. 

Si estamos dos de acuerdo en pedirle algo a Dios, será hecho, porque Dios así lo ha establecido y punto. No es necesario sentir. 
“Ay, yo siento que Dios lo va a hacer”. Y si no lo sentís, también. 

Porque es Palabra de Dios que dejó establecido el poder del acuerdo. 
Si tu y yo nos ponemos de acuerdo en pedir por tu sanidad, tu sanidad viene, porque Dios así lo dijo, no importa qué cosas sentimos.
Si tu y yo nos ponemos de acuerdo en pedir la restauración de tu matrimonio, la restauración de tu matrimonio viene, porque Dios así lo dijo, no importa qué cosas sentimos.

Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos. 
Mateo 18:20. 

Aquí hoy estamos más de dos reunidos en su nombre, por lo tanto Jesús está aquí. No importa si lo sentimos o no. Está acá. ¿Por qué yo lo siento? No. Porque la Biblia lo dice. 
Si entramos a una iglesia en dónde la alabanza y la adoración fluyen y generan un clima hermoso y propicio para entrar en su presencia, solemos decir: wow! Acá sí que se siente la presencia de Dios

Y si entramos en una iglesia de onda más tranqui dónde no sentís nada (o te sentís sapo de otro pozo) dónde las personas parecen parte de un batallón perfectamente ordenadas en sus asientos cantando himnos que leen de un librito, Jesús también está allí. 
Capaz que no da para que se manifieste. Capaz que es una congregación que no buscan manifestaciones de la presencia de Dios. Pero sería un insulto a los hermanos y un desconocimiento de la Palabra decir que la presencia de Dios no está allí. Sencillamente porque Dios lo dijo. Si Ud. va a una iglesia de esas características y no siente a Dios, bueno, pues problema suyo, no de ellos. 

Cuando esta verdad se siembra en nuestra mente, nuestra postura en la iglesia cambia. 

Porque si estamos convencidos de que Dios está presente, aun cuando no sentimos ninguna emoción, no podemos dejar de responder a su presencia. No es coherente que una persona permanezca en postura apática si está convencida de que Dios está presente. 

Jesús nos dijo que si nos encerramos en nuestro aposento a orar, Él nos escucharía lo que le decimos en lo secreto y actuará en público. Cuando yo me encierro a orar, Dios está ahí escuchándome. Si lo siento o no, es otro asunto. Pero Dios allí está. Si por no sentirlo, termino creyendo que no está o que no me escucha, no estoy haciendo caso a Hebreos 11:6 que acabo de citar dónde dice que es necesario que yo CREA que Él está para acercarme a Él. Si no creo que Dios está allí, tampoco me va a dar mi galardón. 

Va otra: 

El ángel de Jehová acampa alrededor de los que le temen, Y los defiende. 
Salmos 34:7 

Mire. Ahorita mismo a mi lado hay un ángel que hizo campamento acá al lado mío; en silencio. Ni me di cuenta cuando se me instaló. Me muevo y se mueve conmigo. No me lo puedo sacar de encima (tampoco quiero, ojo). Nunca lo vi. Nunca lo sentí. Es más, espero que no esté ofendido porque ni siquiera le hablo. Ni las gracias le doy. Le doy gracias a Dios por mandármelo, pero de agradecerle a él ni me acuerdo. No es pecado hablar con un ángel, de hecho, muchos personajes en la Biblia han tenido diálogo con ángeles. Pero como que no tenemos esa costumbre. Quisiera aprovechar estas líneas para que sepa que le estoy agradecido por su servicio. Pero, la verdad, nunca lo vi en acción. Imagino que todos los días salva varios golpes a mi favor sin que yo me dé cuenta. Estoy agradecido a Dios por eso. 

2.3.- Convicción es hacer lo que se debe, no lo que se siente. 

Esto es muy importante, porque marca nuestro patrón de conducta. 
En muchas ocasiones de la vida uno no cumple con su deber porque lo siente así. Muchas veces debemos cumplir con nuestro deber, precisamente por eso mismo: porque es un deber. ¿Es acaso una obligación? Bueno, si no le gusta la palabra obligación, se la puedo edulcorar, pero no adelanta. 

Ejemplo: Uno no se congrega porque viene a la casa de Dios a divertirse, o porque se siente cómodo, o porque la música suena bien, etc. Esto no es un cine a dónde uno viene a ver cómodamente una película. Uno se congrega porque es su deber. 
Y aquí entro en un tema importante. 

El deber por sobre el querer. 

Suena duro, pero es así. No me quiero explayar mucho en esto, porque no voy a dar una clase de deontología o de filosofía moral, para eso ya estudiamos a mi tocayo Emanuel Kant en el liceo. Pero sí me gustaría señalar que el ser humano debe actuar con la razón, por encima de las emociones y por encima de los dogmas. Así nos lo enseñó el apóstol Pablo quien nos exhortó a examinar todo y retener lo bueno (1º Tesalonicenses 5:21). 

Esto es lo que nos diferencia de los animales. En la naturaleza todo se encuentra condicionado por las leyes de la casualidad, mientras que los seres humanos tenemos lo que llamamos conciencia moral, dónde rigen imperativos que no conocen condiciones. Si se dice: no matarás, es un mandato que es siempre absolutamente válido. 

Todos los seres humanos tenemos la capacidad de razonar en cada momento si algo es bueno o malo. Hacemos lo bueno, porque debemos hacerlo, lo sintamos o no, nos guste o no. 

Este es el conflicto entre la carne y la santidad. Mientras que nuestros impulsos humanos nos llevan a hacer el mal que no queremos, es nuestra voluntad la que debe imponerse, ordenar a nuestra naturaleza pecaminosa que se someta a la ley de Dios. Somos nosotros los que debemos crucificar nuestra carne conjuntamente con Cristo, porque cuando nosotros merecíamos el castigo por nuestros pecados, Cristo tomó el lugar de nosotros, recibió ese castigo en la tortura y la crucifixión, pagó por nuestro pecado y nos regaló vida eterna. Nuestra decisión de crucificar nuestra carne, de morir a nuestros impulsos, es una decisión diaria que debemos tomar, sin importar si nos gusta o no, o si lo sentimos. Es más, por lo general, si nos dejamos guiar por lo que sentimos o por nuestros gustos, seguiríamos muertos en nuestros delitos y pecados (que tienen su atractivo). Pero yo prefiero buscar las delicias que están a la diestra de mi Padre (Salmos 16:11). 

2.3.1.- Ejemplo del individuo que se ahoga. 

Veo a una persona ahogándose y me debato entre la opción de salvarla, porque eso es lo correcto, sin importar ninguna otra razón. Pero también tengo otras opciones: 
  • Si el que se ahoga es un acreedor mío, capaz que lo dejo morir y me libro de la deuda. 
  • Si el que se ahoga es un deudor mío, lo salvo para poder cobrarme la deuda. El valor está en hacer lo correcto porque es lo correcto, no por un provecho personal. 
Lo correcto ha de hacerse porque es lo correcto, no por un beneficio personal, y ha de hacerse aun si al hacerlo me privo de un beneficio.

2.3.2.- Ejemplo de Sadrac, Mesac y Abed Nego. 

Sadrac, Mesac y Abed-nego respondieron al rey Nabucodonosor, diciendo: No es necesario que te respondamos sobre este asunto. He aquí nuestro Dios a quien servimos puede librarnos del horno de fuego ardiendo; y de tu mano, oh rey, nos librará. Y si no, sepas, oh rey, que no serviremos a tus dioses, ni tampoco adoraremos la estatua que has levantado. 
Daniel 3:16-18.

Lo que estos tres están diciendo es: “Nosotros vamos a hacer lo correcto porque Dios nos va a librar, y si no nos libra, aun así vamos a hacerlo correcto”
Lo correcto se hace porque es lo correcto, sin importar incluso si Dios actuará a nuestro favor o no. No hacemos lo correcto para forzar a Dios a hacer lo que nos conviene. Hacemos lo correcto porque es lo correcto.
Imagínense que por dentro, es muy probable que estos tres jóvenes pudieran estar sintiendo miedo, terror, tal vez aplacado por un poco de resignación. Pero no se dejan dominar por sus emociones ni por la aparente desesperación de la situación. 

2.3.3.- Ejemplo de Saúl. 

“Cuando los hombres de Israel vieron que estaban en estrecho (porque el pueblo estaba en aprieto), se escondieron en cuevas, en fosos, en peñascos, en rocas y en cisternas. Y algunos de los hebreos pasaron el Jordán a la tierra de Gad y de Galaad; pero Saúl permanecía aún en Gilgal, y todo el pueblo iba tras él temblando. Y él esperó siete días, conforme al plazo que Samuel había dicho; pero Samuel no venía a Gilgal, y el pueblo se le desertaba. 
Entonces dijo Saúl: Traedme holocausto y ofrendas de paz. Y ofreció el holocausto. Y cuando él acababa de ofrecer el holocausto, he aquí Samuel que venía; y Saúl salió a recibirle, para saludarle. Entonces Samuel dijo: ¿Qué has hecho? Y Saúl respondió: Porque vi que el pueblo se me desertaba, y que tú no venías dentro del plazo señalado, y que los filisteos estaban reunidos en Micmas, me dije: Ahora descenderán los filisteos contra mí a Gilgal, y yo no he implorado el favor de Jehová. Me esforcé, pues, y ofrecí holocausto. 
Entonces Samuel dijo a Saúl: Locamente has hecho; no guardaste el mandamiento de Jehová tu Dios que él te había ordenado; pues ahora Jehová hubiera confirmado tu reino sobre Israel para siempre. Mas ahora tu reino no será duradero. Jehová se ha buscado un varón conforme a su corazón, al cual Jehová ha designado para que sea príncipe sobre su pueblo, por cuanto tú no has guardado lo que Jehová te mandó. 
1º Samuel 13:6-14 

Saúl hizo algo que no debía: ofrecer el sacrificio. Eso era algo que tenía que hacer Samuel. Samuel le dijo que llegaría en determinado plazo a ese lugar para hacer el sacrificio. El plazo no había expirado aun, pero Samuel se dejó llevar por su ansiedad y por el pavor que sentía el pueblo. 

Nuestros sentimientos, emociones, inclinaciones, ejercen influencia sobre nuestras acciones. Eso le ocurrió a Saúl. Sólo la razón les pone filtro. Y es en base a la razón, a las convicciones y a las certezas que alimentamos nuestra fe. Saúl debió haber pasado su ansiedad por la razón y no debió haber hecho el sacrificio, sino que debió haber hecho lo correcto. 

2.4.- La base del crecimiento de la iglesia 

Conforme crecía el conocimiento de la palabra del Señor, se multiplicaba también el número de los discípulos.
Hechos 6:7 (RVC) 

En la iglesia primitiva sí que sentían a Dios. El Espiritu Santo caía a cada rato, los lugares temblaban, se hablaba en lenguas, los enfermos se sanaban. Se vivía una cotidianeidad sobrenatural. Y eso atraía a muchas personas. Aumentaba el número de creyentes, es decir, el número de personas que creen y que comenzaban a concurrir a dónde se reunía este nuevo movimiento. 
Los eventos sobrenaturales, y todo hecho que nos genera una emoción, todo lo que es palpable y se puede sentir, nos atrae al Camino. Nos trae a la iglesia. 
Pero una cosa es ser creyente, y otra cosa es ser cristiano. Hasta el diablo es creyente, pero no muy cristiano que se diga. 
Los milagros, las emociones, las sensaciones sirven para atraer a las personas. Sin duda que sí. 
Por esa razón el movimiento pentecostal es el movimiento de mayor crecimiento en la historia del cristianismo. Pero recién cuando el creyente crece en el conocimiento de la palabra del Señor, se multiplica el número de discípulos

Es lindo, necesario, y muy importante sentir a Dios. Vivir experiencias con él. Desear ser testigos de eventos sobrenaturales. Más relevante aun es estudiar su palabra, adquirir conocimiento, actuar de manera correcta. Pero eso no es todo… 

3.- Hay algo más 
3.1.- El ejemplo de salomón 

“Pero el rey Salomón amó, además de la hija de Faraón, a muchas mujeres extranjeras; a las de Moab, a las de Amón, a las de Edom, a las de Sidón, y a las heteas; gentes de las cuales Jehová había dicho a los hijos de Israel: No os llegaréis a ellas, ni ellas se llegarán a vosotros; porque ciertamente harán inclinar vuestros corazones tras sus dioses. A éstas, pues, se juntó Salomón con amor. 
Y tuvo setecientas mujeres reinas y trescientas concubinas; y sus mujeres desviaron su corazón. Y cuando Salomón era ya viejo, sus mujeres inclinaron su corazón tras dioses ajenos, y su corazón no era perfecto con Jehová su Dios, como el corazón de su padre David. 
Porque Salomón siguió a Astoret, diosa de los sidonios, y a Milcom, ídolo abominable de los amonitas. E hizo Salomón lo malo ante los ojos de Jehová, y no siguió cumplidamente a Jehová como David su padre. 
Entonces edificó Salomón un lugar alto a Quemos, ídolo abominable de Moab, en el monte que está enfrente de Jerusalén, y a Moloc, ídolo abominable de los hijos de Amón. Así hizo para todas sus mujeres extranjeras, las cuales quemaban incienso y ofrecían sacrificios a sus dioses. Y se enojó Jehová contra Salomón, por cuanto su corazón se había apartado de Jehová Dios de Israel, que se le había aparecido dos veces” 
1º Reyes 11:1-9 

Vaya si Salomón lo tenía todo, ¿no? Tenía conocimiento, de eso no hay dudas. Y tenía experiencias sobrenaturales con Dios. Lo que acabamos de leer nos dice que Dios se le había aparecido dos veces. ¿A cuántos Dios se le apareció? Muchos de ustedes han sentido el toque de Dios, han sido llenos del Espíritu Santo, incluso son testigos de milagros pero, ¿cuántas veces Dios se les apareció? 
Y no son muchas las personas que pueden decir que Dios se le apareció. Podemos decir que se le apareció a Abraham, cuando recibió la visita de los tres varones. Se le apareció sin dudas a Moisés. Pero, si la memoria no me falla, no hay muchos más personajes a los que Dios se le haya aparecido. Jacob luchó con un ángel, Josué oyó la voz de Dios, pero no se le apareció; Samuel oyó la voz, Daniel recibió a un ángel, los profetas vieron visiones, pero que Dios se le aparezca a alguien, a muy pocos. 
Y Salomón fue uno de esos. ¡Vaya experiencia! Pero eso no es todo. Salomón no era una persona que tuviera solo un par de vivencias fuertes con el Espíritu Santo. También tenía conocimiento. Si tenía todo lo que venimos viendo a lo largo de la presente meditación, ¿qué le falló a Salomón para terminar siendo un pagano más?

Veamos, a continuación, lo más importante de esta reflexión. Las Escrituras nos enseñan lo siguiente: 

No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento… 
Romanos 12:2 

Repasemos bien. Dice que vamos a ser transformados mediante la renovación de nuestro entendimiento; es decir, mediante la renovación de nuestra mente. No dice que las emociones nos transforman. Tampoco dice que lo que nos transforma sean las experiencias espirituales. Las experiencias te podrán marcar, podrán ser inolvidables, pero no necesariamente van a transformarte. Salomón vio a Dios dos veces, y eso no transformó su vida. 
Tu puedes querer con todo tu corazón sentir a Dios, tocarlo, verlo; puedes tener hambre de su presencia, y sed de su presencia, anhelarlo con todo tu corazón. Pero créeme. Sentir a Dios no va a transformar tu vida, tampoco te va a permitir permanecer en Él. 
A lo largo de mi vida he conocido a muchas personas que han tenido experiencias espirituales tremendas, y sin embargo no permanecieron en Jesús. Es más, solemos decir que si una persona se aparta del Señor es porque evidentemente nunca tuvo una experiencia personal con el Señor; y no es cierto. 
¡Vaya experiencia personal que tuvo Salomón, y sin embargo se apartó! 

Repasemos la vida de Jesús. ¿Cuántos personajes vivieron contemporáneos con Jesús tuvieron experiencias que ni Ud. ni yo hemos tenido, y sin embargo, nunca siguieron a Jesús? De los 5.000 hombres que alimentó milagrosamente con sus mujeres e hijos, ¿cuántos le siguieron? ¿Dónde estaban todos esos para defender a Jesús cuando lo iban a crucificar? ¿Dónde estaba Jairo, el que recuperó a su hija? ¿Dónde estaba el Centurión, que recuperó a su siervo? ¿Dónde estaba la mujer con flujo de sangre, el leproso, los ciegos, el mudo y sordo, el lunático? De los 10 leprosos que Jesús sanó una vez, solo uno volvió a darle gracias y seguirlo. ¿Y los otros nueve? ¿Eres consciente de lo que es la experiencia sobrenatural de que se te esté pudriendo la piel y que de repente, de un segundo a otro, la pases a tener tersa y suave como la de un bebé? ¡Otra que experiencia! Y, sin embargo, ¿dónde quedaron esos nueve? 
Por otro lado, vemos que las personas que permanecieron al lado de Jesús nunca recibieron de Él un milagro. Los discípulos nunca recibieron un milagro. Pero a los pies de la cruz, ¿Quiénes estaban? Las dos Marías, Juan, y presten atención: José de Arimatea y Nicodemo. 
Nicodemo era un rico fariseo, maestro de Israel y miembro del Sanedrín. Un “principal entre los judíos”. El único en defender a Jesús ante el Sanedrín y el que lo acompañó en su momento más duro. Yo quiero que ustedes sean conscientes de que haber defendido a Jesús ante el Concilio y estar a los pies de la cruz para Nicodemo en ese momento, le podía costar la vida. Y, ¿por qué lo hizo? ¿Tuvo una experiencia sobrenatural con Dios? No. Lo único que se conoce de Nicodemo es que tuvo un diálogo muy profundo con el Señor. 
José de Arimatea era otro idéntico a Nicodemo, integrante del Sanedrín, principal entre los judíos que no había consentido en el acuerdo ni en los hechos que llevaron a Jesucristo a la cruz. No se registra que haya recibido ningún milagro. Pero sin embargo, se jugó la ropa para hacerse con el cuerpo de Jesús y sepultarlo en su propio sepulcro, para que se cumpliese lo dicho por el profeta Isaías cuando dijo que entre los ricos se iba a encontrar su sepultura. 
Ahora, yo les he dicho que más importante que las experiencias y emociones es el conocimiento, pero no es lo más importante. Nada más veamos la historia de Salomón para darnos cuenta cómo terminó una persona que tenía ambas cosas: experiencias y conocimiento. La persona que terminó sus días en el paganismo fue Salomón, conocido por ser la persona con más sabiduría y conocimiento que pisó la tierra, luego de Jesús. Era de suponerse que tendría una fe sustentada en el conocimiento, tal cual yo lo vengo enseñando. Pero a pesar de tener conocimiento, racionalidad, terminó sus días conduciéndose por el camino de la necedad, ese camino que él mismo combatió con sus proverbios toda su vida. 
Entonces estaba en este punto en el que venía desarrollando una teoría en la que estaba convencido de que más importante que las emociones y que las experiencias es el conocimiento, cuando Dios me dice: revisá la vida de Salomón; hay algo más importante
Entonces me propuse estudiar la vida de Salomón y ver dónde falló, a ver si encuentro algo. Estudiar la vida de Salomón no es sencillo. Son 12 capítulos de Reyes, más los 31 de proverbios, Eclesiastés, Cantares y demás menciones a la vida de Salomón. Me iba a llevar un tiempito. Pero para fortuna mia, y de ustedes, la solución apareció rápido, porque la respuesta está en el primer capítulo de Proverbios. 

3.2- Sabiduría es, ante todo, temor de Dios. 

“El principio de la sabiduría es el temor de Jehová” 
Proverbios 1:7 

La palabra es clara. Salomón mismo nos lo enseña. Sabiduría no es acumulación de conocimiento. No es mérito de intelectualidad. Sabiduría es primero, tener temor de Dios. Obedecer a Dios. Tener en cuenta su Palabra. El temor del Señor es la base del verdadero conocimiento. Verdadero conocimiento no es acumulación de lectura de libros, participación en seminarios, cursos o graduaciones. Todo eso es verdaderamente importante, pero lo fundamental es vivir una vida bajo el temor de Jehová

3.2.1.- ¿Qué es el temor? 

Cómo ya lo hemos enseñado más de una vez, pero no huelga hacerlo una vez más, la utilización del verbo temor no refiere aquí al miedo o al terror, fruto de una amenaza coactiva de castigo. Temor significa aquí reverencia, respeto; “es la actitud con que una persona reconoce el poder y la condición de la persona a la que se reverencia y se le rinde el debido respeto” o “sumisión en una debida relación ética con Dios” (DICCIONARIO EXPOSITIVO DE PALABRAS DEL ANTIGUO Y DEL NUEVO TESTAMENTO EXHAUSTIVO. W. E. VINE. EDITORIAL CARIBE, INC. UNA DIVISIÓN DE THOMAS NELSON, INC. © 1999 EDITORIAL CARIBE)

Todo el pueblo observaba el estruendo y los relámpagos, y el sonido de la bocina, y el monte que humeaba; y viéndolo el pueblo, temblaron, y se pusieron de lejos. Y dijeron a Moisés: Habla tú con nosotros, y nosotros oiremos; pero no hable Dios con nosotros, para que no muramos. Y Moisés respondió al pueblo: No temáis; porque para probaros vino Dios, y para que su temor esté delante de vosotros, para que no pequéis
Éxodo 20:18-20 

El "no temáis" resaltado en negrita sí se refiere al miedo, y está diciendo: no tengan miedo, en un momento en el que el pueblo estaba aterrado al ver la manifestación de la gloria de Dios. Y luego se resaltó con un subrayado la función, el objetivo del temor reverente de Dios: "para que no pequéis".

3.2.2.- ¿Qué perdió Salomón? 

Salomón perdió eso: el temor de Jehová. No perdió su conocimiento ni su fortuna. Incluso, la experiencia de haber visto a Dios dos veces, tampoco la perdió. 
Pero perdió lo único que no debió haber perdido: el temor de Dios
 Al final del camino, debemos ajustar un poco nuestra opinión acerca de Salomón. Estamos muy agradecidos por el legado de conocimiento y sabiduría que nos dejó. Sus libros son material de consulta constante para no fallar en la vida y saber cómo manejarnos. Pero al final de su camino, resultó que no era el hombre más sabio. Ni siquiera que era un sabio. Al final de su camino, Salomón resultó tan necio como los necios que observó y de los cuales nos enseñó en todos sus escritos. Pero peor en su caso, porque una cosa es ser necio por no saber, y otra cosa es terminar siendo necio con todo el conocimiento acumulado que tenía Salomón. 
No. 
Salomón no fue el personaje más sabio en la tierra. Ni siquiera fue algo sabio. Ni siquiera un poco sabio. Y yo digo: cualquier persona que llegue al final de su vida habiendo retenido una sola cosa, el temor de Jehová, esa persona es más sabia que el mismo Salomón. No importa su nivel educativo, no importa cuántos libros lee por año, no importa de cuantas cosas sabe. Si retienes el temor de Jehová toda tu vida, habrás sido sabio. 

3.3.- La base de una fe inquebrantable 

Y esa es la clave de la fe. Debemos tener una fe basada en conocimiento, no en experiencias. Vaya si Salomón tenía experiencias. Pero también tenía conocimiento, pero le faltaba la base. Sobre todas las cosas, la clave de nuestra fe radica en el temor de Jehová. La clave de nuestra conducta radica en el temor de Jehová
Muchas veces solemos decir que las personas que se apartan de Dios es porque no tuvieron una experiencia real y viva con Dios, pero eso es falso. Vaya si Salomón las tuvo. Pero además, haciendo memoria, cuántas personas conocí yo en esos 17 años con el Señor que sí habían tenido experiencias fuertes con el Señor, y se han apartado. Muchas. Y de pronto, cuántas personas uno conoció que parecían muy apáticas, pero que permanecen fieles al Señor. Muchas también. 

Ahora, volvamos a un versículo que quedó medio colgado. 

No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento… 
Romanos 12:2 

Uno lee que lo que transforma nuestra vida es la renovación del entendimiento y tiende a pensar que el entendimiento se renueva con conocimiento. Pero no es así. El entendimiento se renueva con sabiduría. ¿Cuál sabiduría? La verdadera sabiduría: el temor de Dios.

3.4.- Nuestra conducta y la omnipresencia de Dios 

La primera evidencia de que somos personas que tenemos temor de Dios es nuestra conducta. Mi carne, mis impulsos naturales, están siempre enemistados con Dios. Van en contra de su ley. No pueden sujetarse, por más que uno quiera. Entonces, ¿qué cosas me frenarían de hacer el mal? El temor de Dios. Ni mis experiencias, ni mi conocimiento. 
Dios es omnipresente. Es decir que su presencia está a nuestro lado siempre. En este mismo momento, en casa, en el trabajo, en la calle. En todos lados. Me está mirando siempre. Pero nosotros no tenemos plena conciencia de que Dios está mirándome. La prueba es la siguiente: hay cosas que no haríamos si alguien estuviera mirando, pero si no nos sabemos observadoa, las hacemos. ¿Por qué? ¿Si Dios te está mirando siempre? Entonces, ¿por qué pecamos? 
Piénsalo. 
Si fueras conciente al 100% de la presencia de Dios, no pecarías. 

Nos falta temor de Dios. 

Pecar es como si yo engañara a mi esposa en mi propia casa, a propósito, para que ella lo viera. Cuando pecamos, pecamos en la cara de Dios. Así nos lo enseñó el profeta Oseas. Dios le ordenó al profeta que se casara con una meretriz, una mujer fornicaria, y que tuviera hijos de fornicación. Es decir, que la mujer de Oseas no abandonó su oficio cuando se casó con el profeta y tuvo hijos concebidos trabajando. Imagínense. Casarse con una mujer meretriz que no abandona su oficio, sino que en tu propia casa recibe a sus clientes. Pues bien, así Dios se siente cuando pecamos en su rostro. 
¿Cómo es posible que vivamos la vida sin ser conscientes de que Dios me observa? El temor de Dios me hace consciente de su presencia. 

Y Moisés respondió al pueblo: No temáis; porque para probaros vino Dios, y para que su temor esté delante de vosotros, para que no pequéis. 
Éxodo 20: 20 

No es un temor para que tenga miedo de que si hago algo malo Dios me va a castigar. Es un temor para que sea consciente de que Dios está a mi lado, mirándome, pero que está a mi favor, juega en el mismo equipo que yo, y es el vencedor y me dio esa victoria que Él consiguió. 

3.5- No es un temor de culpabilidad. 

Viendo esto Simón Pedro, cayó de rodillas ante Jesús, diciendo: Apártate de mí, Señor, porque soy hombre pecador. Porque por la pesca que habían hecho, el temor se había apoderado de él, y de todos los que estaban con él (...). Pero Jesús dijo a Simón: No temas; desde ahora serás pescador de hombres. 
Lucas 5:8-10 

Pedro se sintió culpable por no haber creído en Jesús cuando éste le dijo: “Boga mar adentro”. Pedro accede a ir a pescar más presionado por la multitud que se hallaba en ese momento mirando, que por creer en al palabra de Jesús. De hecho, le replica a Jesús que es de noche cuando se pesca, "pero si tu lo dices, voy". Pero en el fondo, un poco por desconfianza, tal vez otro poco por el cansancio de haber estado pescando toda la noche, Pedro no creía que podría pescar algo. Por eso en lugar de volver gozoso por la pesca y dar gracias al Señor, volvió atemorizado y no se sintió digno de estar cerca de Jesús. Pero Jesús le dice: No temas. Y le anuncia su llamado. 

El temor de Dios no es para vivir bajo culpabilidad. Presta atención. La culpa le robó a Pedro la posibilidad de sentir gozo por la pesca y dar gracias. La culpa te roba el gozo, te hace sentir indigno. Pero Jesús no quiere que sientas culpa, quiere que estés gozoso de las bendiciones que Él ha preparado para ti, y que las recibas. Pero quiere que seamos plenamente conscientes de que Él está a nuestro lado, mirándonos, acompañándonos siempre. 
Y nosotros debemos ser respetuosos de esa presencia. Pecar, actuar inconvenientemente, es una falta de respeto al hecho de que estamos en presencia de Dios todo el tiempo. Si hay cosas que no diríamos en la cara de ciertas personas porque son ofensivas, ¿por qué las diríamos frente a Dios? Sin embargo, lo hacemos. 

3.6.- Promesas

Mirá nada más las promesas incluidas en las Escrituras para los que le temen. 

Bienaventurado el hombre que teme a Jehová, Y en sus mandamientos se deleita en gran manera. Su descendencia será poderosa en la tierra; La generación de los rectos será bendita. Bienes y riquezas hay en su casa, Y su justicia permanece para siempre. 
Salmo 112:1-3 

El temor de Jehová aumentará los días(…). 
Proverbios 10:27 

Riquezas, honra y vida son la remuneración de la humildad y del temor de Jehová. 
Proverbios 22:4 

La verdadera humildad y el temor del Señor conducen a riquezas, a honor y a una larga vida. 
Proverbios 22:4 (NTV) 

Temed a Jehová, vosotros sus santos, pues nada falta a los que le temen. 
Salmos 34:9 

Cumplirá el deseo de los que le temen; Oirá asimismo el clamor de ellos, y los salvará. 
Salmos 145:19 


Reflexión final
Dios nos dice: si tan solamente desearan tener temor de mi con el mismo ímpetu con el que desean sentir mi presencia…